HERRIZA DE LA LOBILLA
Aceite de un entorno salvaje, indómito...
Historia de nuestro aceite

Las tradiciones,van pasando de padres a hijos…. Corrían los años 30, cuenta la leyenda de los lugareños de Osuna que en las tempranas y silenciosas mañanas bañadas por la niebla más espesa, al pasar la vía pecuaria “Cañada Real de Ronda” justo entre los cerros de la Gomera y el Gomerón escuchaban en lo más alto de los cerros los aullidos de los lobos, muchos no querían ni mirar, se les helaba la respiración y se agarraban fuerte a las riendas de sus bestias para intentar pasar lo más rápido posible.

Los lobos solían merodear por los alrededores de la campiña y de estos cerros y fue justo en lo alto de una herriza cercana entre acebuches salvajes y rodeada un manto de lechines dónde se vió por última vez la figura lejana de una loba.

De ahí que aquella herriza fuera conocida y bautizada generación tras generación como “Herriza de la Lobilla”

Nuestros olivos centenarios han sido testigos de muchas leyendas desde tiempos inmemoriales, cuentan historias de romanos, de conquistas, de lobos y de hombres, todas ellas vividas desde un lugar privilegiado, viendo el pasar del tiempo.

Lateral de la Herriza de la Lobilla

Olivos MILENARIOS que marcan la linde de tierras

Nuestro mejor aceite proviene de Olivos Centenarios salvajes

©2020 Oleico Pallarés SL. C/ Carraca europea 23. 41640 Osuna (Sevilla).Tfno: 854 56 13 13 y 607 81 66 14.

Todos los derechos reservados.